Un artículo de 'Capital' sobre liderazgo femenino recoge la opinión de Nuria Chichilla

Un artículo de 'Capital' sobre liderazgo femenino recoge la opinión de Nuria Chichilla

Un artículo de ‘Capital’ sobre liderazgo femenino recoge la opinión de Nuria Chichilla

Nuria Chinchilla presentó hace unas semanas un estudio sobre la situación de la mujer en 34 países de la OCDE. En un momento de la sesión, aseguró que el liderazgo del siglo XXI es el femenino. Si nos quedamos con el masculino, ya sabemos lo que hay”. Así comienza un artículo de la revista ‘Capital’ que ha contado con la opinión de nuestra socia sobre los resultados del estudio del IESE.

Según esta investigación, los países nórdicos son el referente en liderazgo femenino e igualdad de oportunidades para las mujeres. Turquía, Japón y Corea son lo contrario. España avanza un puesto desde 2006 y se sitúa en la octava posición. “Nuestro país ocupa el segundo puesto en liderazgo personal, entendido éste como la capacidad de las mujeres de estudiar, más allá de lo obligatorio, y/o de emprender, ya sea creando sus propias empresas o desarrollando y registrando patentes.  El liderazgo empresarial es uno de los puntos negros para las mujeres en España. Ocupamos el puesto 25 de los 31 países estudiados. En liderazgo social aún estamos peor: España ocupa el puesto 29. En este apartado se analiza el apoyo que reciben las mujeres y el impacto de las barreras que encuentran para integrar su vida personal, familiar y laboral”, explica ‘Capital’. Frente a esta situación, Nuria Chinchilla asegura que no se hace ningún esfuerzo para favorecer a la familia, ni a la conciliación. “El Estado debe apoyar e invertir más en la familia. Debería haber un ministerio de la familia. Los países nórdicos o Francia la apoyan mucho más”, señala.

En lo que se refiere a los salarios nuestra socia recalca que no hay diferencias en los trabajos regidos por convenios colectivos: “Mujeres y hombres cobran lo mismo si el puesto es igual. En otros casos, si se ofrece un premio o compensación, la experta afirma que las mujeres suelen preferir flexibilidad a un mayor sueldo para poder estar con la familia. Los hombres suelen informarse sobre los sueldos antes de cambiar para cobrar igual o más, mientras que las mujeres tan solo esperan que el salario sea justo. Las empresas no son injustas, pero el sueldo va menguando”.

Para que las mujeres puedan trabajar mejor y la familia no sufra, parte de la solución puede ser racionalizar los horarios. “En Suecia se van a casa a las cuatro o cinco de la tarde. Aquí somos el tercer país por la cola en productividad horaria. Cuanto más tiempo pasas en la oficina, menos productivo y creativo eres al día siguiente. Nos está costando superar esta cultura. Las mejores empresas sí lo hacen. Por eso fidelizan el talento, que es distinto, y mejor, que retenerlo”, señala Nuria Chinchilla.

Lee aquí el artículo completo.