Nuria Chichilla opina sobre la presencia de mujeres en la alta dirección en 'El País'

Nuria Chichilla opina sobre la presencia de mujeres en la alta dirección en 'El País'

Nuria Chichilla opina sobre la presencia de mujeres en la alta dirección en ‘El País’

Muchos techos de cristal se están rompiendo pero a pesar de ello, la presencia femenina en puestos de responsabilidad sigue siendo escasa. Según señala ‘El País’ en un artículo “en febrero de este año había 106 mujeres en los consejos de administración de las empresas del IBEX, justo el doble que en 2010, según el estudio Mujeres en los consejos de las empresas cotizadas del IESE. Y, aunque en los últimos ocho años ha habido una ininterrumpida progresión, ha sido entre 2017 y 2018 cuando se ha producido la mayor incorporación de las mujeres a los órganos de gobierno de las empresas, al pasar de 92 a 106 consejeras”.

El diario ha contado con la opinión de nuestra socia Nuria Chinchilla en el reportaje donde ha explicado que “los principales frenos para las mujeres son la maternidad, la propensión de los hombres a la elegir a otros varones durante los procesos selectivos-un fenómeno conocido como homofilia- y la falta de seguridad de las mujeres para promocionarse en las empresas, lo que se denomina techo de cemento”. Chinchilla afirma que es necesaria una nueva cultura empresarial y procurar que en los procesos de selección de directivos haya, por lo menos, una mujer.

En el reportaje también han opinado Soledad Gallego-Díaz, la primera mujer en acceder a la dirección del diario quien afirma: “Hay redactores que han renunciado a puestos de responsabilidad porque querían pasar tiempo con sus hijos, y eso no lo había visto en mi vida profesional”. Lina Gálvez, catedrática de Historia Social en la Universidad Pablo Olavide, que considera que las empresas son más proclives a la contratación masculina al entender que los hombres pueden dedicar más tiempo a su puesto de trabajo y Begoña Elices, nombrada en abril presidenta de la Asociación Española de Anunciantes y directora general de Comunicación y Presidencia de Repsol, que explica que ella renunció a un puesto ejecutivo cuando nació su hija. “En el pasado veíamos normal tener que optar entre la vida personal y la profesional, pero actualmente, eso me parece una aberración”, señala.

Lee el reportaje completo aquí.