Marieta del Rivero y Fátima Báñez hablan sobre la nueva forma de concebir el trabajo tras el Covid-19

Marieta del Rivero y Fátima Báñez hablan sobre la nueva forma de concebir el trabajo tras el Covid-19

Marieta del Rivero y Fátima Báñez hablan sobre la nueva forma de concebir el trabajo tras el Covid-19

El periódico 'El Correo' lanza un reportaje sobre los cambios que nos deja el Coronavirus en la forma de concebir el trabajo y a la hora de que las empresas valoren diferentes habilidades antes de contratar a un empleado. Para dar más luz sobre la situación, el artículo contempla la opinión de varios profesionales, entre ellos, nuestras socias, Marieta del Rivero y Fátima Báñez.

"El trabajo ha estado en constante transformación desde que se inventó y no cesará de cambiar, porque es consustancial a la Humanidad y eso, en sí mismo, significa evolución. Durante siglos, los hijos aprendieron y heredaron los oficios de los padres, ya fueran rurales, gremiales, industriales... La diversidad llegó con el avance tecnológico y el despegue de la formación académica y universitaria", señala el artículo.

"Hay un término que todo el mundo repite que ha venido con la pandemia para quedarse, pero es mucho más que una palabra. Para muchas familias, ha sido un miembro más durante el confinamiento, con el que se ha compartido mesa, sofá y hasta los propios juegos de los niños: el teletrabajo. Hace tres meses, su penetración en el sistema productivo español apenas alcanzaba el 4%. Hoy está en el 33%, y como media, porque la emergencia sanitaria ha obligado a que numerosas empresas convencionales hayan puesto el 100% de su estructura a funcionar exclusivamente a través de la red", explica.

Marieta, consejera de Cellnex y Gestamp, señala que ha tenido que ser una pandemia quien haya universalizado el teletrabajo, hasta convertirse en la tabla de salvación para muchas empresas. "Uno de los aprendizajes que vamos a extraer del Covid-19 es que, en situaciones de crisis, la velocidad y la toma de decisiones con información imperfecta son esenciales para asegurar la supervivencia de las compañías», señala. Pone como ejemplo el hecho de que planes para trabajar en remoto «que antes hubieran requerido 18 meses se han ejecutado en 72 horas; o que empresas que no estaban en el comercio electrónico han adaptado sus plataformas en una semana".

La gran velocidad del cambio producido en los últimos meses y sus efectos posteriores en el medio y largo plazo abren un escenario sobre el que la abogada y economista, nuestra socia Fátima Báñez, ministra de Trabajo entre 2011 y 2018, augura grandes transformaciones y desarrollos normativos. A su juicio, "la urgencia con la que ha irrumpido el teletrabajo ha acelerado un cambio que hubiera llevado diez años, tanto para buscar las plataformas tecnológicas, como para concienciar a las organizaciones de sus ventajas. Llama la atención sobre un dato incontrovertible: trabajar a través del ordenador no sólo ha tenido que hacerlo el empleado por cuenta ajena; el fenómeno ha alcanzado también a sus directivos, al consejero delegado, al presidente... Ha igualado a todos. Todos han teletrabajado a la vez".

Para leer el reportaje completo, puedes pinchar aquí.