Laura Urquizu reivindica en el Cercle d’Economia la capacidad histórica de Barcelona para emprender y atraer talento

Laura Urquizu reivindica en el Cercle d’Economia la capacidad histórica de Barcelona para emprender y atraer talento

Laura Urquizu reivindica en el Cercle d’Economia la capacidad histórica de Barcelona para emprender y atraer talento

¿Es posible innovar y atraer talento desde Barcelona? Esta es la pregunta que esta semana se lanzó en una nueva sesión de Cercle Obert en la sede del Cercle d’Economia. La responsabilidad de la respuesta recayó en esta ocasión en nuestra socia Laura Urquizu, consejera delegada de la compañía Red Points.

Urquizu fue clara, pero con la condición de que la iniciativa privada y pública trabajen en este sentido. Y es que esta empresaria alertó de que ahora “no nos podemos dormir en los laureles”. “Barcelona —dijo— es sinónimo de Innovación, lo lleva en el ADN”. Hasta ahora, añadió, la innovación había nacido de la sociedad civil, y no solo en el terreno de la tecnología. Esta sociedad civil y la capacidad de la ciudad para atraer talento han sido las claves del éxito. “Durante años no ha habido mejor ciudad para emprender”, sentenció, y destacó el papel en este proceso de la empresa municipal Barcelona Activa.

Sin embargo, Urquizu remarcó que ahora ya no basta solo con el empuje de la sociedad civil. Es necesario el apoyo de los gobiernos, como ocurre en países como Israel, Estonia e Islandia. En este sentido, apuntó que en estos momentos “esto no está en la agenda de Barcelona”, algo que, a su juicio, se debe corregir. Porque hoy, en el mundo, hay una competición feroz por atraer talento, y esta es una pugna entre ciudades más que entre países. Por ello, abogó por una mejora de la colaboración público-privada, legislando y creando condiciones fiscales que atraigan el talento innovador y facilite la inversión en startups.

La consejera delegada de Red Points reclamó que Barcelona debe decidir qué industrias quiere atraer y crear hubs, porque “las empresas van a seguir agrupándose en hubs”. No obstante, advirtió de la falta de “perfiles formados” y de que la universidad está “muy lejos” de las empresas innovadoras. En este sentido, dijo echar en falta más “perfiles híbridos”, profesionales que combinen habilidades humanísticas con científicas.

Para leer la noticia completa, puedes pinchar aquí.