"Digitalización, ciencia e industria: en femenino", por Emma Fernández

"Digitalización, ciencia e industria: en femenino", por Emma Fernández

“Digitalización, ciencia e industria: en femenino”, por Emma Fernández

"El 11 de febrero se celebró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Una iniciativa de las Naciones Unidas con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas. Tengo que reconocer que me cuesta sumarme a este tipo de “celebraciones”. La agenda está cada vez más saturada de “Días Internacionales” y mi impresión es que su eficacia, cuanto menos, es dudosa", escribe nuestra socia Emma Fernández, miembro del consejo general de ASTI, en el artículo que ha publicado El Español.

"Pero aquí estoy abrazando mis incoherencias y haciéndome eco de este día porque tiene su origen en una situación que afecta también a nuestro país y que, en mi opinión, todavía no recibe suficiente atención: el número de jóvenes que eligen carreras científico-técnicas en España sigue descendiendo y, aunque en nuestras universidades las estudiantes superan en número a los estudiantes, las mujeres continúan siendo minoría cuando se trata de ciencia e ingeniería", continúa explicando Fernández.

Nuestra socia reflexiona sobre la tecnología y la futura formación de las mujeres en este campo, "esta realidad podría no ser importante si no fuera por la influencia de la tecnología y la ciencia en la redefinición del presente y del futuro del trabajo. La intensidad tecnológica y científica tiene un peso creciente en los países que lideran el crecimiento económico y el bienestar de sus ciudadanos y está en el centro de la rivalidad entre China y Estados Unidos.  La trayectoria profesional se escoge muy temprano en la vida. En secundaria, con catorce o quince años, ya se elige entre ciencias o letras. Cuando se llega al bachillerato, menos de un veinte por ciento de los alumnos se inclinan por el bachillerato científico-técnico. De estos, solo un veinte por ciento son mujeres. Con estos números de partida, no nos puede extrañar que sólo un veinticinco por ciento de los estudiantes de ciencia e ingeniería sean mujeres y que en las empresas del sector no estén suficientemente representadas".

Para leer el artículo completo, puedes pinchar aquí.