Charo Izquierdo escribe "Durmiendo con el enemigo"

Charo Izquierdo escribe "Durmiendo con el enemigo"

Charo Izquierdo escribe “Durmiendo con el enemigo”

El número diez de la revista "Mujeres a Seguir" cuenta con un interesante artículo titulado "Durmiendo con el enemigo" y escrito por nuestra socia y Directora General de Revistas del Grupo Zeta, Charo Izquierdo.

"Durante esta pandemia hemos aprendido —yo al menos— términos que no teníamos en nuestro vocabulario y que ahora repetiremos como repetimos el ‘resistiré’ durante los dos primeros meses...y luego lo olvidamos. Ahora, cuando más o menos todo comienza a volver a su ser de ‘nueva normalidad’, que de eso tiene lo justo, porque a ver si es normal lo de salir con mascarilla hasta a tirar la basura, ahora, digo, que quien más quien menos ha vuelto al redil presencial del trabajo, obligándose a salir de casa, hemos oído el término ‘ergofobia’, que se refiere al miedo al trabajo", comienza Izquierdo.

Y prosigue: "la distopía ha sido tan llamativa que aquello que parecía imposible se ha convertido en el epítome de la oportunidad. En un principio, quien más quien menos sentía que no podría estar mucho tiempo en el encierro de la cárcel-hogar. Tener un perro se convirtió en la mejor estrategia para salir a la calle; hacer la compra le siguió en el ranking. Pero llegó un momento en que la misma sensación de no voy a poder entrar se convirtió en no voy a ser capaz de salir. Por miedo al contagio. Incluso por costumbre, como si la prisión se hubiera convertido en caja fuerte de la salud. Y de ahí al ‘síndrome de la cabaña’, porque en casa se está mejor que en ningún lugar, aunque pensándolo bien habría que hacer una encuesta seria entre los ‘cuatropaderistas’ —dícese de los que viven literalmente entre cuatro paredes— para entender su realidad".

Izquierdo habla sobre la difícil situación que han sufrido muchas personas durante el encierro, "la investigación me parece necesaria para escuchar a quienes han vivido con pequeños y han tenido que seguir trabajando desde casa, con real peligro para su salud. Mental. O a quienes mantienen relaciones conyugales de aquella manera (o sea quasi falsa). La realidad es que los divorcios aumentarán en los próximos meses a tenor de la subida de consultas sobre los procedimientos. Y lo que está claro, porque hay datos, es el horror que ha significado la convivencia con las personas violentas, con los maltratadores, con quienes ejercen la violencia machista".

Para leer el artículo completo, puedes pinchar aquí.